Cómo desinfectar el parquet durante el Covid-19

La pandemia viral del coronavirus está cambiando la manera en la que limpiamos y desinfectamos hospitales, hoteles, oficinas e incluso nuestros propios hogares.

 

Las autoridades sanitarias declaran que el principal método de contagio de este virus es a través de las vías respiratorias de una persona infectada a otra; sin embargo hay que recordar que el virus sobrevive en determinadas superficies hasta dos días. Así que para minimizar el riesgo de contagio, es importante mantener una buena higiene y desinfección de cualquier espacio, incluyendo los hogares.

En primer lugar, es conveniente hacer una buena limpieza y desinfección de las superficies y elementos que más tocamos, como interruptores, pomos de puertas o la cadena del inodoro. En segundo lugar, es mejor mantener una buena higiene general del hogar, incluyendo los suelos. En el caso de los suelos de madera, hay varias cosas que podemos hacer: 

 

Primero: ¿qué productos debemos utilizar en nuestro parquet?

Uno de los desinfectantes más comunes en el uso doméstico es la lejía. Sin embargo, los expertos dudan de si es un compuesto eficaz contra la propagación del coronavirus frente a la eficacia del jabón.

Por un lado, la lejía puede provocar intoxicaciones en quien la usa, al respirarla en caso de evaporación, y mucho más si se mezcla con determinados productos, como el amoníaco o determinados limpiahogares. En el mes de marzo y dos primeras semanas de abril, ha habido un 15% más de casos de intoxicación con este líquido respecto al mismo periodo del año pasado.

Por otro lado, la lejía es un material corrosivo que puede dañar los suelos de madera, deteriorando a la larga su capa protectora.

Si queremos limpiar bien nuestro parquet a la vez que lo conservamos en buen estado, lo mejor es utilizar una mezcla de agua y alguna solución jabonosa. El jabón es, según las autoridades sanitarias, el aliado más eficaz para combatir el coronavirus, ya que rompe la membrana de lípidos (grasa) que envuelve el coronavirus y que le permite sobrevivir.

 

Cómo limpiar el parquet

Como ya hemos visto, la opción más efectiva a la vez que menos perjudicial para el mantenimiento de nuestros suelos es el agua y jabón. Una o dos veces por semana, podemos utilizar agua templada y una solución jabonosa específica para pavimentos de madera para limpiar nuestro suelo.

Si es posible, es mejor que utilicemos mopas o fregonas desechables. Es importante acordarnos de escurrir muy bien la fregona o mopa antes de pasarla por el suelo, ya que demasiada agua podría dañar nuestro parquet. Conviene utilizar fregonas o bayetas de microfibra, ya que bien escurridas dejan mucha menos agua y de este modo el suelo se secará más rápidamente.

Después de limpiar con agua y jabón, y los días en que no lo hagamos, podemos hacer limpieza en seco con escoba o aspirador. 

 

Minimizar el contacto con objetos del exterior

Para mantener el parquet lo más limpio posible, una de las cosas que podemos hacer es intentar que entren en nuestro hogar el mínimo de objetos que hayan estado en el exterior, por ejemplo:

  • Quitarnos los zapatos al llegar a casa. Esta costumbre, muy extendida en Asia y en el norte de Europa, minimiza la entrada de todo tipo de contaminantes externos a nuestro hogar. Además, el parquet es un suelo agradable para ir descalzos o con zapatillas, y de este modo también protegemos nuestros suelos frente a rayaduras y desgaste.
  • Dejar las bolsas de la compra también en la entrada de casa. Seguramente las habremos dejado en el suelo en el supermercado, así que tomar esta precaución nunca estará de más


Si seguimos estas indicaciones, nuestros suelos permanecerán limpios y nos aseguraremos de no dañarlos. Además, mantener nuestro parquet así de bien hará que las horas que pasamos en casa, que ahora son tantas, sean mucho más agradables.